Valle de la Luna

10 06 2008

 

Ubicado a 17 kilómetros del centro de San Pedro, en la zona de la Cordillera de la Sales un área interesante de formaciones de piedra y arena que por milenios las inundaciones y los vientos le han dado una serie de colores y textura al desierto presenta un extraordinario atractivo por su similitud con la superficie lunar y coliseo natural de grandes dimensiones. Desde una gran duna es posible apreciar el maravilloso y sorprendente entorno de esta zona.

 

Presenta un extraordinario atractivo por su similitud con la superficie lunar y coliseo natural de grandes dimensiones. Desde una gran duna es posible apreciar el maravilloso y sorprendente entorno de esta zona, un conjunto de paisajes de incomparable belleza y que semejan un fragmento del paisaje lunar.

Este maravilloso fenómeno natural, es debido al encuentro del desierto de Atacama con la cordillera de Los Andes, el cuál es producido por suaves cambios de pendientes, conformada por conos de rodados provenientes de las quebradas cordilleranas.

El valle de la luna, tiene lagos secos, en donde la composición de sal de éstos cubre de un hermoso manto blanquecino; escarpes de todos colores verdes, azules, rojos, amarillos sorprendiendo con las formas más diversas y sorprendentes y a los cuales el sol hace variar sus tonos en mil formas diferentes durante el día, especialmente en las horas crepusculares que alcanza su máxima belleza.

En noches de luna llena, el valle presenta también un indescriptible aspecto, pleno de majestuosidad y silencio, fríamente hermoso e imponente. Presenta diversos afloramientos salinos que parecen verdaderas esculturas además de una gran variedad de cavernas.

Anuncios




Museo Gustavo Le Paige

9 06 2008

Fundado por el sacerdote belga Gustavo Le Paige, el Museo muestra la evolución de la cultura atacameña a lo largo de más de once mil años, a través de una valiosa colección de arqueología que incluye, piezas de cerámica, vestimentas, utensilios y momias, siendo famosa la antigua momia atacameña encontrada en el desierto y bautizada como Miss Chile.

La historia del museo se remonta a 1955 cuando Le Paige se radica en San Pedro por su labor pastoral y, en forma paralela, se dedica al estudio de la etnia atacameña. Recorriendo aldeas y cementerios logra recolectar el material que es guardado en la casa parroquial. Con la ayuda de la población de San Pedro, el sacerdote reúne adobes e inicia la construcción de un lugar donde exponer las piezas y luego consigue el apoyo de la Universidad Católica del Norte, entonces perteneciente a la orden Jesuita, para habilitar el museo

.

En 1957 se inaugura el museo y en 1963, con el apoyo de la Universidad Católica del Norte, inaugura el primer pabellón del actual museo, ubicado en el centro de San Pedro de Atacama. Este museo cuenta con una colección de aproximadamente 380.000 piezas encontradas en el territorio atacameño, que corresponden al período desde los orígenes de esta etnia, hasta la llegada de los españoles.

En la actualidad el museo cuenta con tres pabellones; El hall de exhibición,el pabellón de laboratorios, investigación, biblioteca y documentación y el pabellón bodega.

En 1991 se inauguró, con aportes de Minera Escondida, la Sala del Tesoro, que contiene las piezas arqueológicas confeccionadas con oro.

 





Historia

9 06 2008

 Accatch-Cá Mar, o más bien dicho San Pedro de Atacama, se encuentra ubicado a los pies de la cordillera de los Andes, en donde  alcanza los 6100 metros de altura. Frente a este pueblo, se encuentra el místico volcán Licancabur (5916 m). El nombre significa “cerro del pueblo” y fue venerado por los Atacameños, quienes realizaban ceremonias y dejaban ofrendas en el cráter que se encuentra en su cumbre. 

Arqueológicamente hablando, el área de San Pedro resulta de sumo interés, ya que aquí se encuentran los vestigios humanos más antiguos del pueblo atacameño. Uno de los mejores ejemplos de la riqueza histórica y arqueológica del lugar, lo constituye la Aldea de Tulor, de 3.000 años de antigüedad.

La mayor parte de las ruinas se encuentran cubiertas por la arena del desierto y sólo un 4% de la construcción ha sido excavada. Pero gracias a los estudios realizados por Gustavo le Paige, algunas reliquias de esta cultura pueden ser apreciadas en su museo, en donde se exiben diversos tipos de utencilios creados por esta etnia.